Raquel G. Estruch presenta... Lágrimas de libertad

24 de mayo de 2019
Raquel G. Estruch, novela romántica, autoras españolas


¿Cómo surge la idea de esta novela?

Lágrimas de libertad empezó a fraguarse hace más de tres años durante unas vacaciones. Me planteé una historia sencilla en la que, al final, triunfara el amor. Pero entonces, mi vida dio un giro de ciento ochenta grados y me tomé la novela como algo personal. Escribir este libro ha sido mi particular forma de superar obstáculos muy complicados a los que he debido de enfrentarme durante todo este tiempo. Por eso, esta novela no es solo una historia de amor. Hay mucho más detrás. Experiencias y reflexiones personales, penas y dudas que todos hemos experimentado alguna vez; pasiones que pensabas que no se repetirían, traiciones que nunca imaginaste. Es un poco el reflejo de cómo vivimos y entendemos el amor, analizado desde diferentes puntos de vista.


Raquel G. Estruch, Lágrimas de libertad, novela romántica


¿Qué novedades aportan los personajes?

María, la protagonista, es una protagonista atípica. Por lo general, los personajes principales suelen ser fuertes y poseen unas cualidades con las que enseguida empatiza el lector. En el caso de esta mujer, que resulta ser una autora de novela romántica, es todo lo contrario. Su historia arranca con ella en el punto personal más bajo. Con una autoestima casi inexistente, pidiendo perdón por todo, justificándose por cualquier decisión que toma y conformándose con lo que la vida le da porque está convencida de que no merece más. Por suerte, hay un hecho que provoca que empiece a reconsiderar su forma de pensar y de actuar. A partir de ese momento, irá cogiendo fuerza y se transformará en una mujer completamente distinta al final de la novela.

Lina, uno de los personajes secundarios, aporta a la historia la madurez y la sensatez que da la experiencia. Es precisamente ella, la que hace algunas de las reflexiones más apasionantes y emotivas de esta novela.

Javier y Carlos, cada uno en su empeño de intentar conquistar a María, se van a encargar de aportar tanto serenidad como frescura. En el caso de Carlos, el atractivo dueño de una librería es quien dota a la trama de argumentos para la reflexión y el que le proporciona a la protagonista la perspectiva que necesita para arreglar tanto sus conflictos interiores, como los exteriores. Por el contrario, Javier, un conocidísimo autor de novela negra, pondrá la nota de frescura, locura y espontaneidad en esta compleja trama.

Por último, está Elena, amiga íntima de María y que, a lo largo de toda la historia, se encargará de reivindicar y justificar un comportamiento que se suele calificar de negativo: el derecho a pensar solo en un mismo, a ser egoísta hasta niveles insospechados y no sentirse mal ni arrepentida por ello. 

Raquel G. Estruch, Lágrimas de libertad, novela romántica



Lágrimas de libertad... ¿es solo una novela de amor?

Esa era la idea inicial. Después de bastantes meses trabajando en la trama me di cuenta de que se me quedaba pequeña. Había un montón de temas de los que quería hablar, emociones que necesitaba abordar y que, en cierto modo, estaban muy vinculadas a lo que yo experimentaba en ese momento. La intensidad de la trama y, en especial de los diálogos, llegó a un punto en el que tuve que replantear toda la novela. Pensé que tanto los personajes como la trama en general merecían mucho más. Quería crear personalidades complejas y, al mismo tiempo, muy reales, muy de andar por casa y con los que cualquiera de nosotros se pudiera sentir identificado. El resultado final (esto lo dicen las personas que leyeron el manuscrito antes de su publicación) es muy intenso. 

En la novela se habla de amistad, de la lealtad, la traición, la inseguridad, la ausencia de autoestima, la necesidad de agradar a todos que muchas veces nos imponemos… También hay espacio para hablar del perdón, de las segundas oportunidades, del orgullo que es necesario dejar atrás para poder avanzar sin ataduras. Imagino que cada lector sacará sus propias conclusiones y su particular mensaje, pero, en general, mi idea era hablar abiertamente de los sentimientos y los problemas con los que se encuentran las mujeres más allá de los cuarenta. Si lo he conseguido o no… eso ya tendrán que decirlo los lectores.

Raquel G. Estruch, Lágrimas de libertad, novela romántica


¿Por qué leer Lágrimas de libertad?

Es un libro que te mantiene en tensión de principio a fin. No solo existe la trama principal, sino que también hay una serie de subtramas que invitan a querer saber más de la historia. Creo que la historia secundaria de Lina, un personaje que os invito a descubrir, es casi tan entrañable como la búsqueda del amor de María, la protagonista de esta novela.

Al igual que en el resto de mis novelas, en Lágrimas de libertad también hay bastantes dosis de humor.  Algunas de las reflexiones más cómicas de la novela se producen en los momentos más trágicos para la protagonista. He querido hacerlo así, no para romper el dramatismo del momento, sino porque es algo muy mío, algo que forma parte de mi forma de ser y que he querido dejar plasmado en este libro.




Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.