¿Escribes novela romántica y estás harta de las redes sociales?

20 de mayo de 2019




Esta no es la primera entrada que escribo sobre escribir novela romántica y el manejo de redes ni de planes de acción, tampoco creo que sea la última. El artículo de hoy viene motivado porque el otro día hubo una persona en el grupo de El escritor emprendedor (Facebook) que aseguraba que vivir de escribir es imposible a no ser que seas famoso.

No estoy de acuerdo con esa afirmación.

Dedicarse a esto es muy difícil y desmoralizador, y es bastante frecuente que llegue un momento en el que quieres tirar la toalla. Muchos lo hacen.

El problema fundamental que veo es que nos rendimos muy pronto, sobre todo, en la constancia en redes sociales, en la que la mayoría de las escritoras solo se quejan o repiten por todas partes el manido "compra mi libro". Esto es como una pescadilla: si no hay constancia, no hay audiencia y no hay ventas ni lecturas; si no hay ventas ni lecturas, creemos que el esfuerzo en las redes es una pérdida de tiempo.

Reflexiona: ¿qué haces en las redes que tenga impacto real? ¿Con qué frecuencia publicas? ¿Sabes qué quieres conseguir con un determinado post?

Es muy importante saber con qué propósito haces cada cosa. De eso hablé en mi última news para suscriptores (la de este domingo va sobre productividad, ¡no te la pierdas!), de saber cuál es tu objetivo como escritora para poder diseñar un plan de acción. ¿Te casarías sin planificar tu boda? ¿O te irías de viaje sin hacer la maleta? No, ¿verdad? Entonces, ¿por qué te sientas a escribir, editar y publicar sin un plan previo?

Lo que pasa en estos casos es que te dejas llevar por la precipitación, reaccionas sin pensar, y tomas decisiones que repercuten negativamente en tu novela. He corregido manuscritos de autoras noveles que ni siquiera han empezado a crear una audiencia en sus redes sociales, lo que me parece un tremendo error porque cuando publiquen sus novelas no tendrán una comunidad alrededor que esté interesada en ellas. Y, créeme, construir una comunidad de lectoras no se hace en un mes ni dos; requiere tiempo, constancia y, por supuesto, un plan.

¿Estudias a tus seguidores?


Si no tienes un blog (o lo tienes abandonado), tu herramienta es Metricool. La versión gratuita es muy completa y te da mucha información del comportamiento de tus seguidores. También te dice cuáles de tus publicaciones tienen más repercusión, un buen dato a tener en cuenta para saber qué debes compartir y que no.

Al igual que en cualquier negocio (sí, escribir y ganar dinero también es un negocio, olvídate del artista bohemio que pierde su tiempo por amor al arte), saber a quién te vas a dirigir es fundamental. No puedes dirigirte a todas las lectoras de novela romántica, lo siento. Tienes que acotar. A una mujer de 20 años no le interesa lo mismo que a una de 40 y por tanto no puedes hablarles de los mismos temas.

Coge papel y lápiz y describe a esa lectora ideal a la que le estás hablando: edad, estado civil, ocupaciones, preocupaciones, aficiones... Con esa información a la vista, te resultará más fácil determinar qué temas pueden ser de su interés y más fácil será para ti buscarlos y compartirlos o incluso relacionarlos con situaciones que aparezcan en tus novelas.

¿Sabes dónde vas a publicar, qué y cuándo?


La pregunta del millón: ¿perfil de Facebook o fanpage? En MOLPE, Ana lo explica estupendamente, así que te invito a que te pases por allí.

Yo sigo aceptando solicitudes en mi perfil, pero lo tengo inactivo, principalmente, por dos motivos:
  • no se puede programar
  • la gran mayoría de la gente que tengo allí ni siquiera saben quién soy ni lo que hago, solo soy un número para engrosar su lista de amigos.

Leí en Twitter a una escritora anunciar que cerraba su fanpage porque no servía de nada, enseguida la secundaron varias escritoras que conozco porque no veían resultados ni sus publicaciones tenían alcance.

Facebook necesita dedicación y no me refiero a pasarte las horas comentando o procrastinando en vez de escribir, sino a publicar con periodicidad. ¿Sabes cuánto tiempo paso yo en Facebook a diario? Menos de 20 minutos. Sí, lo has leído bien. Tengo un maravilloso programador de redes sociales que ha aumentado mi productividad y ha disminuido la sensación de no poder estar en todas partes. Pierdo una tarde cada quince días y programo todas las publicaciones del tirón. Me despreocupo y  solo entro para contestar comentarios y echar un vistazo rápido.

Buscar la interacción no es tan difícil si te paras un momento y haces una lluvia de ideas. Puedes hablar de un montón de cosas: de tus libros, firmas, eventos y presentaciones a las que vayas, reseñas y comentarios de tus lectoras, libros que has leído o que quieres leer, pide recomendaciones, comparte tus inquietudes escrituriles, implica a tus seguidores en el proceso de escritura contándoles qué estás escribiendo, qué te resulta más complicado, curiosidades que hayas descubierto mientras te documentabas, testea títulos, portadas o posibles protagonistas, comparte actividades personales que te apetezca de tu día a día...

Hazte una lista, selecciona los temas (personal, novelas, escribir, lecturas...) y ve rellenando los huecos en tu programador, agenda o lo que uses. Si quieres saber cómo lo hago yo, te invito a que te pases por mi cuenta de Instagram.

Si al principio no hay movimiento, no desesperes. El proceso orgánico es lento (sin pagar Facebook Ads), pero una vez que arranca va despacio, pero con buena letra. Ademas, no sé qué está pasando en los últimos días, pero no soy la única que ha notado un crecimiento en alcance y visibilidad.

La otra red social que debes trabajar si escribes novela romántica es Instagram, pero, por favor, no la uses para poner banners publicitarios de tu novela igual que en Facebook. Hay muy pocas escritoras de romántica que tengan un perfil bonito, pero porque no se toman el suficiente interés en hacer fotos decentes. Instagram es sobre todo una red visual, de inspiración, poner un montaje de esos publicitarios que hacemos todas no va atraer a las lectoras, más bien al contrario, las espantarás. ¿Por qué razón voy a seguir tu cuenta si no hay nada bonito ni interesante? No tienes que ser fotógrafo profesional, solo hay que tener cierto gusto estético y saber manejar alguna aplicación de edición, como Snapseed. Con cuatro herramientas, consigues un efecto estupendo.

Aquí también debes tener un plan. ¿Qué tipos de fotos vas a subir? ¿Con qué estilo, colores y filtros? ¿Qué historia va a acompañar cada una? Si estás muy perdida, echa un vistazo a las cuentas de Iris de Asomo, Alice Kellen, Anna Casanovas, María Martínez, Estefanía Yepes, Lucía Herrero o Inma Cerezo. Cada una tiene un estilo muy personal y se enfocan en temas diferentes (personal o lecturas, sobre todo), observa lo que hacen otras escritoras y piensa qué puedes hacer tú.




Captura del perfil de Iris de Asomo


Captura del perfil de María Martínez


No me voy a repetir, ya hablé de Instagram para escritores de novela romántica en esta entrada y para Instagram Stories puedes descargar mi guía gratuita para suscriptores.

Volveré a este tema porque me estoy encontrando con muchas escritoras que no le dan importancia y piensan que es una pérdida de tiempo, si eres una de ellas, espero convencerte de que, al menos, pruebes un par de meses. Merece la pena perder dos tardes planificando tu estrategia en redes sociales, a la larga lo agradecerás.




Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

Desireé Barrabino presenta... Un cometa llamado Juliet

10 de mayo de 2019

En esta nueva temporada, retomo la presentación de novelas románticas de mano de sus autoras. Reestreno la sección con Desireé Barrabino, escritora de Un cometa llamado Juliet y administradora del blog de reseñas Lady Literatura. ¡Os dejo con ella!


Desireé Barrabino, Un cometa llamado Juliet, novela romántica



Comenzaré presentándome: soy Desireé Barrabino, autora de Un cometa llamado Juliet, una novela contemporánea del genero new adult.

Muchas personas me han preguntado en los últimos meses: ¿por qué empezaste a escribir? Y siempre les he dado la misma respuesta. ¡Yo siempre he escrito! Prácticamente nací con una libreta bajo el brazo (sí, lo del pan no iba conmigo) y un bolígrafo en los dedos. Desde niña he sentido la necesidad de contar historias, de inventar mundos, ya fuesen reales o inventados; así que escribir vino de forma natural cuando aprendí a hacerlo. 

Cinco años publicando novela romántica. Mi camino hacia la autopublicación

11 de abril de 2019
novela romántica_Paola C. Álvarez_publicar novela romántica


El 14 de abril de 2014 cumplí uno de mis mayores sueños: publicar uno de mis manuscritos románticos. En busca de su destino se publicó bajo el amparo del sello digital B de Books, de Ediciones B. Firmé mi primer contrato literario con la inocencia y la ingenuidad de las primeras veces y me metí de cabeza en un mundo completamente desconocido sin el mínimo conocimiento de cómo funcionaba. Me bastaba la ilusión y la felicidad de ver mi nombre en la cubierta de un libro escrito por mí, aunque solo fuera en digital.

Por aquel entonces, yo no tenía ni idea de nada, escribía sin propósito, sin formación, solo por intuición y por el mero placer de hacerlo. Saber que mi novela había gustado a una editorial como aquella, me llenó de optimismo y seguridad y probé en otras casas buscando lo que íntimamente queremos todos los escritores: ver nuestro trabajo en la estantería de una cadena de librerías.

La novela romántica y el final feliz

28 de febrero de 2019
Novela romántica y el final feliz


Hace unos días se generó en el muro de Twitter de la escritora Abril Camino un debate muy interesante sobre las etiquetas en el que se afirmaba que la rigidez de las premisas en novela romántica es un enemigo de la creación literaria. Este tema siempre genera una enorme controversia entre escritores y lectores y hoy voy a explicarte por qué creo yo que el final feliz en la novela romántica es imprescindible.

La novela romántica nació en el siglo XIX, durante el Romanticismo. Estaba muy enfocada a los sentimientos, a la melancolía, a la dicotomía de la vida y la muerte..., se usaba un lenguaje muy descriptivo y la tragedia amorosa era el eje principal de los acontecimientos. Hoy en día, el concepto de novela romántica ha cambiado mucho y nada tiene que ver con la novela del Romanticismo (como Ivanhoe o La dama de las camelias).

Volver a empezar. Amores que nunca se olvidan

26 de enero de 2019
Volver a empezar_novela romántica_contemporánea


El próximo 14 de febrero Volver a empezar tendrá una segunda vida. No he escogido esa fecha por casualidad y no, no tiene nada que ver con el márquetin. Es la fecha por antonomasia del romance y si hay algo que esta historia ha respirado siempre es amor; amor del que no se olvida, del que siempre perdura bajo la piel, del que emociona y te hace sufrir cuando lo pierdes.
Con la tecnología de Blogger.