Cómo saber a qué lectoras de novela romántica estás llegando

9 de octubre de 2019
cómo buscar a tus lectoras



Hablar de redes sociales o de público objetivo es algo de lo que nunca me canso, también porque veo que es uno de los principales escollos que solemos encontrarnos los que nos dedicamos a la escritura y que a la mayoría aburre y frustra. A mí, particularmente, me gusta, por eso no paro de hacer cursos y de aprender nuevas formas de llegar a mis lectoras. Siempre hay que ir un paso más allá porque una vez que ya eres visible, tienen que elegirte. Es como escalar una montaña: hay que ir afianzando cada base hasta coronar la cima.

Ya te hablé de cómo encontrar a tu público objetivo en novela romántica y de cómo manejar mejor las redes sociales en este mismo blog hace unos meses, con esta entrada pretendo que sepas cómo averiguar si vas por buen camino.

¿Estás preparada?

Analiza tus métricas


Esta es la peor parte y la más larga con diferencia, pero sin la que es imposible construir una estrategia. Sé que pasarte días analizando a tus seguidores es un coñazo y que habrá momentos en los que te plantees para qué estás perdiendo el tiempo. Pero no puedes saltarte este paso. Debes saber si tu contenido está atrayendo a tu lectora ideal.

Si ya tienes claro quién es tu público, sigue leyendo, si todavía no lo sabes, empieza ya. Plantéate la siguiente pregunta: ¿A qué tipo de lectoras les pueden interesar mis libros? En mi caso, la respuesta sería mujeres que quieren leer novelas sobre la vida, las relaciones y el amor, con protagonistas cercanos, reales, que muestren la naturaleza humana sin filtros y en las que primen la calidad y la sobriedad.

A continuación, describe:

  • su edad, 
  • su estatus social y cultural, 
  • su situación personal y laboral, 
  • qué temas le interesan, 
  • dónde vive, 
  • qué uso hace de las redes sociales, 
  • dónde compra los libros, 
  • dónde lee recomendaciones...

Este principio básico de marketing es el punto de partida para cualquier estrategia de venta. Y sí, a ti también te interesa hacerlo porque si tus novelas no están dirigidas a lectoras de veinte años, no puedes compartir contenido que esté dirigido a este rango de edad. Igual que si tus lectoras no son madres, compartir artículos del Club de Malasmadres sería absurdo y una pérdida de tiempo.

Recuerda que el contenido que debes compartir tanto en tu blog como en tus redes debe ser aquel que les interese a ellas, no a ti. Ellas son las protagonistas, no tú.

Uno de los fallos que impiden que tu engagment sea alto es precisamente este: no te estás dirigiendo al público que te interesa. Para saber si estás haciendo bien las cosas, el único camino es medir las estadísticas.

Ya te hablé de Metricool en una de las entradas que menciono más arriba. Su versión gratuita es bastante completa y además te sirve como programador; yo lo uso para programar todo el contenido de mi fanpage. Para analizar el blog es mejor Google Analytics, pero su uso da para un curso (te recomiendo el de Jaume Vincent en MOLPE), así que solo me voy a centrar en Facebook e Instagram.

Además de darte datos demográficos, de sexo y edad, lo interesante es que puedes ver el comportamiento de cada publicación en la lista que aparece al final del informe. Te dejo una captura de mis estadísticas.



Como ves, además de poner una miniatura de la imagen y la fecha, indica el número de reacciones, de comentarios, los clics que se han dado... Lo que nos interesa es la última columna, que es un cómputo del número de interacciones, es decir, reacciones, comentarios, etc., englobados en un solo dato. Las publicaciones que más éxito tuvieron esa semana fueron las relativas a mis libros y la maternidad. La entrada de la reseña generó menos interés, si el resto que tengo programadas hasta enero siguen teniendo el mismo resultado es posible que deje de hacerlas, puesto que no tienen demasiado alcance.

Con Instagram, se hace exactamente igual.

Los números en este caso coinciden con lo que tengo previsto de mi público objetivo. Si ves que las estadísticas te muestran que el contenido que debería gustarle a tus lectoras no tiene relevancia es que está fallando algo y debes plantearte cambiar tu contenido o redefinir a tu lectora ideal.


¿Qué contenido comparto?


La preocupación principal de las escritoras de romántica es averiguar qué pueden publicar en sus redes sociales. El miedo a exponerse demasiado suele ser bastante limitador, pero hay muchas formas de darte a conocer sin entrar en tu intimidad. Si echas un vistazo a mi perfil de Instagram puedes saber sin indagar mucho que me gusta leer y coleccionar cuadernos, que escribo y corrijo y que adoro el mar y el chocolate. 

Cada uno tendrá su método, el que yo sigo es pensar cuatro o cinco categorías y ceñirme a ellas: personal, cuadernos, escribir, corregir y lecturas. Si tuviera mascotas, también las metería seguramente, ¡el éxito de las fotos de gatos es incuestionable! Intento intercalarlas para que no sea monótono.

Lo mismo hago en mi fanpage de Facebook: maternidad, mujer, personal, mis libros y curiosidades literarias. Al igual que Instagram, ambas cuentas están enfocadas a mis lectoras. En cambio, en el grupo que administro, el contenido que comparto tiene el objetivo de posicionarme como experta y por eso publico artículos más enfocados al proceso de escribir.

Para buscar todo ese contenido utilizo Feedly, es un lector de feeds en el que puedes guardar direcciones de blogs y clasificarlos por temáticas. Es una forma muy fácil y rápida de depurar contenidos y tenerlo todo a mano. Luego solo queda programar en Metricool o la herramienta que más te guste (Buffer o Hootsuite, por ejemplo) y desentenderte durante semanas.

No es muy difícil hacer un plan de contenidos ni un calendario de publicaciones, puedes usar una simple agenda, reservar una tarde o una mañana y ponerte a ello. Y si tienes dudas o no sabes cómo empezar, te espero en Yo escribo literatura romántica. Me encantará ayudarte.



Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

Reseña «Todos los veranos del mundo», de Mónica Gutiérrez

3 de octubre de 2019
Todos los veranos del mundo_Mónica Gutiérrez_novela feelgood


Todos los veranos del mundo es la tercera novela que leo de Mónica Gutiérrez después de La librería del señor Livingstone y El noviembre de Kate (de las tres, mi favorita). En esta novela nos lleva de la mano de Helena a un pueblo perdido junto al pirineo catalán, Serralles, donde pasó todos los veranos de su infancia. Contada en primera persona y en presente, un estilo que no me suele gustar, Mónica Gutiérrez vuelve a sumergirnos en un cuento contemporáneo mucho más intimista en el que el optimismo se va abriendo paso a través de sus páginas y te toca directamente en el corazón.

Helena llega a Serralles después de varios años ausente. El miedo por reencontrarse con su familia es patente y su sorpresa es mayúscula cuando, al llegar, descubre que la vieja masía familiar ha sido remodelada y convertida en una escuela de cocina rural y que Marc, el niño que hacía de cada verano una aventura diferente, ha vuelto.

El disgusto inicial, el reencuentro con sus hermanos y con las sensaciones olvidadas de su niñez van evolucionando hasta que sus sentimientos reprimidos vuelven a transformarla en la niña que fue y la obligan a replantearse su presente y su futuro.


Todos los veranos del mundo_Mónica Gutiérrez_novela feelgood


Helena es una abogada que lleva una vida ordenada y planificada en la ciudad. Ha aprendido a ocultarse, a no expresar lo que siente ni lo que piensa, vive acomodada en una rutina que no le desagrada del todo. Por eso, cuando el siguiente paso en su relación sentimental es casarse, simplemente, se deja llevar.

Al principio conocemos a una Helena arisca, algo antipática y bastante rencorosa, aunque nuestra percepción va cambiando conforme lo hace ella cuando conoce al extraño dueño de La biblioteca voladora, conecta de nuevo con su hermana menor y consigue sincerarse con su madre.

Me ha encantado la relación de los tres hermanos. Helena, Silvia y Xavier son tan diferentes como lo son sus vidas y sus propósitos y, sin embargo, se entienden y son capaces de leerse más allá de las palabras. 


―Te he querido siempre ―pronuncia con voz ronca―. Lo sabes, ¿verdad? Me he condenado a esta vida sin ti, convencido de que acabaría olvidándote. Sin ponerme en contacto contigo, huyendo del pueblo cada vez que intuía que tú estabas. Con miedo de encontrarte al girar la esquina de piedra y descubrirte feliz de la mano de otro. Porque pensaba que era demasiado tarde y porque te conocí demasiado pronto.

Del otro protagonista poco puedo decir porque apenas tenemos pequeñas pinceladas a través de los ojos de Helena, que es la narradora de la novela. Marc ha ido dando bandazos de aquí para allá, siendo moderadamente feliz (me encantó esa expresión y lo que implica), hasta que vio claro qué quería hacer con su vida y cómo hacerlo.

Todos los veranos del mundo no es la novela de Mónica que más me ha gustado. Un, tal vez, exceso de clichés (volver al lugar donde el personaje principal atesora los mejores recuerdos de su infancia, el reencuentro con una amistad que siempre fue algo más, la indecisión ante su boda...) y un desarrollo demasiado predecible no han conseguido atraparme del todo. Aun así, la autora tiene una enorme sensibilidad para transmitir emociones y usa el lenguaje con una maestría y sutileza que me maravillan y me hacen volver a ella cada vez que quiero leer buena literatura.

Si todavía no la has descubierto, te invito a hacerlo sin demora.



Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

Reseña «Los amantes del cielo», de M. C. Sark

19 de septiembre de 2019
los amantes del cielo_M. C. Sark_novela romántica paranormal



Descubrí a M. C. Sark con el primer volumen de la saga Amor y Sangre, compuesta por cinco libros de romántica paranormal; desde entonces he leído casi todo lo que ha escrito y puedo decir que es una de esas autoras que sé a ciencia cierta que es difícil que me decepcione. Con Los amantes del cielo inicia una nueva franquicia familiar de seres sobrenaturales llamada Sangre y Cenizas, en la que relata la vida de tres vampiros hermanos de sangre.

Este primer libro comienza con el profesor Lund, un profesor de historia, que en un determinado momento se cruza con uno de estos seres y desde entonces se dedica a investigar sobre ellos y a reunir toda la información posible, ávido de conocimiento. Nadie conoce sus estudios a excepción de su ayudante. Sin embargo, uno de los becarios de la universidad donde trabaja da con uno de sus documentos y lo publica en internet. 

Lo que me gusta leer en una buena historia de amor

11 de septiembre de 2019
qué me gusta leer en una buena novela romántica


Para escribir este artículo me he inspirado en uno similar de Jaume Vincent en Excentrya de hace algunos meses. Si además de la romántica te gusta el terror, no dejes de leerlo.

Este verano he empezado más de veinte libros, digo empezado porque solo unos pocos consiguieron engancharme y me interesaron lo suficiente para seguir leyendo, el resto los abandoné antes de llegar al 20 %, bien porque el argumento me parecía absurdo, los personajes no eran consistentes o, simplemente, no se podían leer porque la narrativa era caótica.

He leído novelas románticas de temática muy diferente, menos erótica y juvenil/new adult, que no terminan de gustarme, y todas compartían ciertas características que han hecho de ellas buenas lecturas.

Reseña «Un sombrero en el corazón», de Beatriz Manrique

5 de septiembre de 2019


Empiezo el nuevo curso estrenándome en algo que nunca pensé que terminaría haciendo: reseñas literarias de novela romántica. Las reseñas siempre me han dado mucho respeto, pero me apetecía probar algo distinto, así que espero que te gusten. 

La novela que he escogido para este estreno es Un sombrero en el corazón, de Beatriz Manrique. Hacía tiempo que tenía ganas de leer algo de esta autora almeriense, paisana mía, que hasta la fecha tiene publicadas cuatro novelas románticas de corte histórico. Un sombrero en el corazón es la segunda entrega de su serie Alfonsinos, aunque se publicó en primer lugar en el sello HQÑ. Los otros títulos de la serie son Hasta que llegaste a mi vida y Todo por ti.
Con la tecnología de Blogger.