Desireé Barrabino presenta... Un cometa llamado Juliet

10 de mayo de 2019

En esta nueva temporada, retomo la presentación de novelas románticas de mano de sus autoras. Reestreno la sección con Desireé Barrabino, escritora de Un cometa llamado Juliet y administradora del blog de reseñas Lady Literatura. ¡Os dejo con ella!


Desireé Barrabino, Un cometa llamado Juliet, novela romántica



Comenzaré presentándome: soy Desireé Barrabino, autora de Un cometa llamado Juliet, una novela contemporánea del genero new adult.

Muchas personas me han preguntado en los últimos meses: ¿por qué empezaste a escribir? Y siempre les he dado la misma respuesta. ¡Yo siempre he escrito! Prácticamente nací con una libreta bajo el brazo (sí, lo del pan no iba conmigo) y un bolígrafo en los dedos. Desde niña he sentido la necesidad de contar historias, de inventar mundos, ya fuesen reales o inventados; así que escribir vino de forma natural cuando aprendí a hacerlo. 

Recuerdo el título de mi «primera novela», una suerte de cinco páginas de cuadritos ilustrada con dos muñequitos (mis padres) donde narraba la trepidante historia de amor de cómo se conocieron mis padres, Cómo se conocieron papá y mamá (reconoced que tiene potencial, ja, ja, ja). Después vinieron obras de teatros para el colegio, cuentos para mis amigos, incluso mininovelas de unas cincuenta o sesenta páginas que regalaba por cumpleaños a mis amigos. Pero no fue hasta que cumplí los dieciséis años que no me sentí más valiente para escribir algo más en serio, así fue como termine en Msn Groups, una especies de foros (lo que ahora sería para nosotros la plataforma Wattpad). Ahí comencé a escribir los famosos fan fiction sobre Orlando Bloom (¡no me juzguéis, era joven!) y, sin saber cómo, un día nadie sabía quién era Miss Borton (nickname que usaba) y al día siguiente tenía más de cien mensajes en el tercer capítulo de mi ambicioso fan fiction que titulé Templarios


Un cometa llamado Juliet, Desireé Barrabino


Creédme cuando os digo que tener dieciséis años y que todo el mundo en esa plataforma sepa quién eres sobrepasa de igual modo que encanta; la administración puso Templarios en destacados para una mayor visibilidad y de la noche a la mañana era célebre en una plataforma donde ocultaba mi nombre y escribía sobre el actor de moda. 

Supongo que en esa época todo era precioso y maravilloso, con lo cual no te ves venir la maldad que puede llegar a existir dentro de este «mundillo»; yo al menos no fui consciente hasta que un buen día en tamaño cien, negrita y color rojo apareció un mensaje en el penúltimo capítulo donde decía que estaba plagiado. La chica en cuestión argumentaba que ella estaba escribiendo una historia con Orlando Bloom y había publicado (un solo capítulo) una semana antes de que yo lo hiciera en dicha plataforma; quiero que comprendáis que esta plataforma estaba dedicada en exclusiva a Orlando Bloom y TODAS escribíamos con el mismo actor. Obviamente, esto me desanimó muchísimo y todavía hoy no he sido capaz de terminar esa novela. 



Supongo que os estáis preguntando, entonces, ¿qué hiciste luego? Nada. Tenía la clara intención de dejar de escribir, hasta que conocí los roles narrativos. Para que entendáis fácil el funcionamiento: eliges la imagen o imágenes de un actor, cantante, modelo o instagramer y basándote en la historia que la administración del rol te propone creas un personaje desde cero; después, solo tienes que acceder al capítulo que esté abierto en ese momento, leer de qué trata (una suerte de sinopsis) y ya puedes interactuar con otros personajes llevados por otras personas. Creo que me sentí arropada y menos sola, además, ya no era yo contra un montón de personas, sino que la historia que estaba construyendo lo hacíamos entre dos o más. 

Pero eso estuvo bien hasta que me hice mayor y las responsabilidades del trabajo me reclamaron; entonces fue cuando lo dejé, pero no podía dejar de escribir, eso siempre estaba conmigo y una noche, sin saber aún muy bien por qué, soñé con una escena preciosa en un lugar que para mí era mágico. Me desperté y con los ojos pegados escribí en una nota del móvil lo que había soñado, me acosté otra vez pensando que ahí quedaría todo… Sin embargo, a la mañana siguiente, la cabeza no dejaba de darle vueltas al sueño, incluso sabía cómo se llamaban los personajes del sueño, lo tenía todo en la cabeza y de pronto me vi comprando una libreta y comenzando a escribir Un cometa llamado Juliet.

Mis amigos y las personas que han comenzado a leer la novela me preguntan en ocasiones: ¿cómo surgió la trama? Reconozco que empecé la casa por el tejado, tenía la escena que sería la mitad de la novela, sabía cómo sería Alex, al igual que sabía cómo sería Juliet, pero necesitaba el motivo, esa razón de peso de por qué las cosas son como son y aunque soy una autora que odia escribir sobre lo que conoce, porque soy rara y me aburro como una ostra, en realidad, en mayor o menor medida sí que todos escribimos sobre lo que conocemos; el trauma de Alex es algo que viví de cerca, obviamente maquillado, pero es un hecho real, algo que de otra forma vivió una conocida mía. 

novela romántica, Desireé Barrabino, new adult


Ahora si tuviera que hablaros de Un cometa llamado Juliet, supongo que empezaría diciendo que es una novela de segundas oportunidades, de adolescentes que por diversos motivos han tenido que madurar deprisa y en ocasiones a marchas forzadas, de la verdadera amistad, de hermanos y hermanas que son pilares indispensables y de amor, de ese que te hace suspirar. 

Creo que los personajes son diferentes entre sí, Alex es un chico introvertido, huraño, incluso en ocasiones demasiado frío y, aun así, no es el típico chico malo de las novelas; Juliet, sin embargo, es calidez, sonrisas, alegría y fuerza, una cualidad que creo que la define a la perfección.

Por último y aunque sé que es mi «bebé» os recomiendo que la leáis porque pienso, o al menos eso he intentado, que es una novela cargada de matices, de una realidad social brutal que debes saber leer entre líneas, abrir la mente y leer más allá de las palabras, también debemos leerla con el corazón y sin juzgar. Debes leerla del mismo modo que le pides un deseo a una estrella fugaz o a un cometa, como un acto de fe.





Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

Cinco años publicando novela romántica. Mi camino hacia la autopublicación

11 de abril de 2019
novela romántica_Paola C. Álvarez_publicar novela romántica


El 14 de abril de 2014 cumplí uno de mis mayores sueños: publicar uno de mis manuscritos románticos. En busca de su destino se publicó bajo el amparo del sello digital B de Books, de Ediciones B. Firmé mi primer contrato literario con la inocencia y la ingenuidad de las primeras veces y me metí de cabeza en un mundo completamente desconocido sin el mínimo conocimiento de cómo funcionaba. Me bastaba la ilusión y la felicidad de ver mi nombre en la cubierta de un libro escrito por mí, aunque solo fuera en digital.

Por aquel entonces, yo no tenía ni idea de nada, escribía sin propósito, sin formación, solo por intuición y por el mero placer de hacerlo. Saber que mi novela había gustado a una editorial como aquella, me llenó de optimismo y seguridad y probé en otras casas buscando lo que íntimamente queremos todos los escritores: ver nuestro trabajo en la estantería de una cadena de librerías.

Mi segundo manuscrito fue Volver a empezar, una historia clásica de segundas oportunidades, que vio la luz en octubre de ese mismo año con una editorial que recién empezaba su andadura y en la que deposité mucho más de lo que recibí a cambio. Fue al firmar este segundo contrato cuando comprendí el alcance del error tan grande que cometí al firmar el primero. 

El proceso de edición y posterior publicación de Persiguiendo un sueño fue una odisea y supuso un antes y un después en las decisiones que tomé a partir de ese momento. No hay nada comparable a ver cómo cogen tu trabajo y destruyen tus sueños uno a uno. Fue tan grande mi angustia y mi frustración, que todo lo que sufrí me impulsó a estudiar corrección profesional y a aprender a maquetar, si bien no estaba lista para dar el salto a la autopublicación. Sabía que valía para esto y que solo tenía que insistir un poco más para ocupar el lugar que yo deseaba dentro de una buena editorial. 

Por eso escogí HarperCollins para publicar Desmontando a Carter. Firmé mi cuarto contrato literario siendo consciente de que volvía a publicar solo en digital, pero de nuevo con la esperanza de que las ventas respondieran por mi novela y me dieran la oportunidad de estar en papel. Ese momento nunca llegó.

Di el gran salto en septiembre de 2017 al no encontrar ninguna propuesta para la publicación de El secreto de lady Sarah que me convenciera. No quería más novelas solo en digital y no estaba dispuesta a conformarme con menos de lo que siempre he creído que se merece esta historia. Cansada de informes de ventas de mierda, de que me engañaran, de que no me pagaran, de estar a expensas de las decisiones de otros sin que se tuvieran en cuenta mis opiniones, decidí autoeditarla y publicarla en Amazon. La experiencia fue tan diferente, tan satisfactoria, que supe que ese debía ser mi camino. El resto es historia. 

Desde ese momento he ido rescindiendo todos los contratos vigentes uno a uno y he tenido la gran suerte de que no me hayan puesto impedimentos para hacerlo. He seguido publicando, novedades y reediciones (Traiciones ocultas, la completa reescritura de Volver a empezar y la reedición de Carter) y, por supuesto, he seguido formándome. He hecho cursos de visibilidad, de monetización, ayudo a otras compañeras con sus correcciones, maquetaciones y diseño de cubiertas, he estudiado estrategias de márquetin, de cómo manejar redes sociales, de organización y de todo lo habido y por haber para seguir creciendo y llegar al punto de que mis conocimientos puedan estar al servicio de otros y que no tengan que pasar por los mismos sufrimientos que pasé yo.

Sé lo que es venirse abajo cuando tus novelas no tienen el alcance que esperas, intentar abarcar tanto que tu mente se colapsa, sentir unas ganas tan grandes de mandarlo todo a la mierda que solo quieres encogerte y llorar, pero también sé lo que es que las lectoras te escriban diciéndote lo mucho que les emocionan tus historias, que alaben tu progresión, que otras compañeras te pidan consejo... Si tuviera que poner en una balanza lo positivo y lo negativo, ganaría con creces lo positivo. 

Dama Beltrán preguntó a todos los autores que tuvimos la oportunidad de hablar en mesa en el último encuentro de Armilla qué cambiaríamos si pudiéramos volver atrás. Yo no cambiaría nada. Todos los pasos que he dado a lo largo de estos cinco años me han enseñado a ser mejor y más fuerte y he aprendido lecciones valiosísimas que ahora pueden ayudar a otros.

La romántica y todo lo que rodea a ser una escritora emprendedora forman parte de mi vida. No me imagino haciendo otra cosa.




He vuelto a abrir la lista de suscripción porque estoy preparando un montón de cosas que me gustaría compartir contigo, solo tienes que rellenar el formulario. Además, podrás descargar la guía que he creado para que manejar Instagram Stories te resulte mucho más fácil.


Suscríbete y descarga mi guía sobre cómo usar Instagram Stories

* indicates required
Consentimiento

La novela romántica y el final feliz

28 de febrero de 2019
Novela romántica y el final feliz


Hace unos días se generó en el muro de Twitter de la escritora Abril Camino un debate muy interesante sobre las etiquetas en el que se afirmaba que la rigidez de las premisas en novela romántica es un enemigo de la creación literaria. Este tema siempre genera una enorme controversia entre escritores y lectores y hoy voy a explicarte por qué creo yo que el final feliz en la novela romántica es imprescindible.

La novela romántica nació en el siglo XIX, durante el Romanticismo. Estaba muy enfocada a los sentimientos, a la melancolía, a la dicotomía de la vida y la muerte..., se usaba un lenguaje muy descriptivo y la tragedia amorosa era el eje principal de los acontecimientos. Hoy en día, el concepto de novela romántica ha cambiado mucho y nada tiene que ver con la novela del Romanticismo (como Ivanhoe o La dama de las camelias).

Volver a empezar. Amores que nunca se olvidan

26 de enero de 2019
Volver a empezar_novela romántica_contemporánea


El próximo 14 de febrero Volver a empezar tendrá una segunda vida. No he escogido esa fecha por casualidad y no, no tiene nada que ver con el márquetin. Es la fecha por antonomasia del romance y si hay algo que esta historia ha respirado siempre es amor; amor del que no se olvida, del que siempre perdura bajo la piel, del que emociona y te hace sufrir cuando lo pierdes.

Escribir romántica sin morir en el intento

30 de diciembre de 2018
Escribir romántica


Es el momento de vaciar la mochila de piedras y volver a llenarla de ilusiones.

Este año ha sido un poco caótico en todos los aspectos, aunque a última hora he conseguido reconciliarme con todas mis yo. Reconozco que el que más me ha costado ha sido mi yo escritor. 

Como sabes, en marzo me colapsé, dije adiós a muchas cosas que me suponían un lastre: este blog, la lista de suscripción, mantener al día mi Feedly, planificar redes sociales, Twitter... No entendía por qué todo mi esfuerzo se iba por las cañerías sin dar resultados.

Hice un grupo de Facebook para escritoras de novela romántica (Yo escribo literatura romántica) con la intención de crear una comunidad que se ayudara entre sí, pero también lo fui abandonando poco a poco, incapaz de encontrar ese nexo que nos uniera.
Con la tecnología de Blogger.