23 de marzo de 2017

Escribir es mi trabajo

Escribir es mi trabajo_Apuntes literarios de novela romántica


Esta entrada es especial como parte de una iniciativa creada por Ana González Duque. Por primera vez -o al menos yo no recuerdo algo parecido-, la comunidad de escritores nos unimos en contra de la piratería para defender nuestro derecho a vivir de escribir.

 
No hay conciencia de que piratear es robar, de que se nos está quitando nuestro sustento. ¿Cómo os sentaría que después de trabajar más de diez horas diarias durante todo un mes solo os pagaran la mitad de vuestra nómina?
 
Soy consciente -y creo que mis compañeros de profesión también, porque sí, escribir es una profesión- de que no se puede luchar contra esto, que cuando una denuncia en Google se hace efectiva y se cierra una página pirata, se abren otras cinco; que conseguir algo de forma gratis, legal o no, forma parte de nuestra cultura. Pero merece la pena seguir intentándolo. Si conseguimos crear un poco de conciencia social, habrá valido la pena.

Muchos de nosotros tenemos supeditada la publicación en papel a las ventas que hayamos tenido en digital y muchas buenas novelas se quedan sin visibilidad en librerías por esta causa. Clicar en un enlace de descarga ilegal es contribuir a un delito que tiene consecuencias no solo para los autores, sino también para los lectores: sagas que se quedan a medias, autoras extranjeras que se quedan sin traducir, menos beneficios para las editoriales que se traducen en menos libros y menos escritores nacionales.

Entre todos podemos conseguir que se cierren esas páginas; no solo son culpables los que suben los enlaces ilegales, sino también los que clican en ellos y los que los comparten.

Compartid este artículo con el hashtag #escribiresmitrabajo y ayudadnos a defender los derechos de los escritores.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario