1 de febrero de 2017

Dama Beltrán presenta... La soledad del duque

Dama Beltrán presenta La soledad del duque_Apuntes literarios de Paola C. Álvarez



En primer lugar, quiero agradecer a Paola la oportunidad que me brinda para presentar mi nuevo retoño. 
Para aquellas lectoras que no habéis oído hablar de mí os cuento que La soledad del duque es una novela que me ha roto todos los esquemas literarios. Hasta que William apareció en mi vida, siempre he estado escribiendo historias de género negro y erótico. Si queréis echar un vistazo por Amazon encontraréis Engañada,  Crónica de un deseo y Enamorado de ella. También he participado en un sinfín de antologías, pero no os quiero aburrir con eso porque hoy esta entrada es solo para  mi duque. Sí, recalco mi porque al final este personaje se ha metido tanto en mi mente que, a pesar de haber terminado con él, sigue hablando y haciéndome sentir especial.



La soledad del duque_Dama Beltrán


La primera vez que me susurró su historia pensé que estaba loca.  ¡¿Cómo iba a escribir una novela histórica?! Rehusé a tal demencia hasta que ya no pude más. Todos los días me sentaba frente al ordenador para continuar con el segundo libro de Atrapada entre mentiras y en vez de centrarme en  ella, mi cabeza  me ofrecía imágenes de Londres, de cómo serían William, Federith o Roger. Al final, me rendí. Como he dicho en más de una ocasión, mi musa va en patines y con alguna que otra copa de más. Pese a que la historia no la acepté de buena gana, empecé a escribirla.
Bueno… No os podéis imaginar el enfado que pillé cuando tuve que escribir la opinión que el duque tenía sobre las mujeres. Recuerdo que aparté las manos del teclado, respiré hondo y dije: ¡¿Pero no te has dado cuenta que es una mujer quien escribe tú historia, gili…?! Pero después de levantarme, ir a la cocina,  prepararme un café y sentarme de nuevo frente al ordenador, escuché en mi mente cómo terminaría y exclamé: ¡¡Te lo mereces por capullo!! Sin embargo, las apariencias engañan.  Según pasaban los días y redactaba los capítulos, mi opinión sobre William cambió. He llorado con él. He reído tanto que mi marido me escuchaba en el salón y me preguntaba qué estaba viendo. Os aseguro que el duque de Rutland es una persona sensible, honorable y te hipnotiza cuando ríe.
 
La soledad del duque, William_Dama Beltrán


Como habéis leído en la sinopsis, William es un libertino. Busca el calor de aquellas esposas que sienten frío por el abandono de sus maridos. Pero  esa promiscuidad termina por pasarle factura. Aunque  suene a bruja, creo que fue lo mejor que le pudo pasar. Él no era así y, tarde o temprano, tenía que hallar algo que recondujera su vida.
Tod@s hemos tenido malas épocas, ¿verdad? De esto que empiezas con un suceso malo, luego viene otro y al final te preguntas cuándo terminará el tiempo nublado para que aparezca el sol. Pues ese periodo de malestar es el que le hace a William regresar a la  mansión en la que creció. Piensa que allí, alejado de todo el mundo, podrá vivir tranquilo. ¿Creéis que lo conseguirá? No, para nada. Porque cuando menos se lo espera se encontrará a Beatrice. Una joven que realiza una hazaña tan peligrosa que  podía haberles costado a ambos la vida. Como es lógico, su interés en ella crece tras descubrir que la muchacha desea lo mismo que él, vivir en soledad.  El duque sabe los motivos por los que se alejó del resto del mundo pero…  ¿cuáles son los de ella?

La soledad del duque, Beatrice_Dama Beltrán

 
Advierto que en esta novela se intentan expresar los sentimientos de dos seres que no saben manifestarlos de manera correcta y, en más de una ocasión, la lectora se cabreará al ver lo obvio. Pero tened en cuenta que  sus pasados, aquellos que intentan hacer desaparecer a toda costa, les cohibirán de sentir, emocionarse y de amar.
Por último quiero hacer alusión a que La soledad del duque es el primer libro de la Trilogía de los Caballeros. Es fácil deducir que el primer caballero es William pero… ¿quiénes son los otros dos? Roger Bennett y Federith  Cooper, sus mejores amigos. Durante los diez años anteriores al duelo fueron el padecer de una sociedad aparentemente recatada  y puritana. Aunque espero que l@s lector@s terminéis pensado como yo sobre lord Cooper: ¿por qué continúa su amistad con el duque si son como el agua y el aceite? Aunque, como dice mi madre, nada es lo que parece. Sobre Roger… ¿qué decir de un pícaro con una mirada azulada y una sonrisa que hace temblar cada parte de tu cuerpo?  
Gracias, mil millones de gracias por leer esta entrada y comentar. Espero, de corazón,  que estos tres caballeros os hagan viajar a esa Londres de finales del siglo XIX. A mí me han llevado y ha sido el mejor viaje de mi vida.
¡Besitos!
 

6 comentarios:

  1. Gracias Paola!!! Eres un cielo y gracias por hacer que mi duque brille...

    ResponderEliminar
  2. Hola; me llamo Maria Sol me han encantado los dos primeros caballeros; ya leí sus historias y me fascinan muchísimo. Pero me quedé con ganas de más. Alguna sabe si ya publicaron la tercera parte de la trilogía??.Por favor avísenme si es así o donde la puedo descargar. Mil Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Sol! Dama todavía está escribiendo la tercera parte, aunque ya le queda muy poquito (lo sé porque soy si correctora y maquetadora :P). Espero que pueda salir para este último trimestre del año. Un abrazo!!

      Eliminar