Dignificar la romántica

30 de noviembre de 2016


Llevo semanas pensando en si debería publicar esto porque somos muy dados a juzgar enseguida y a sentirnos aludidos por todo. La entrada de hoy no es para señalar a nadie en concreto así que, por favor, no os toméis esto como un ataque personal.
 
Aclarado esto, los que me seguís y me conocéis sabéis que huyo de la polémica como de la peste, pero siento vergüenza ajena de lo que leo en las redes sociales, en Facebook concretamente, y me duele como amante de la romántica, como lectora y escritora.

 
Se nos llena la boca diciendo que a la romántica le falta calidad, que ahora solo se publica porquería (da igual si es por editorial o por autoedición, hay para todos), que hay que dignificar el género... Me hace gracia esto último cuando somos los primeros en dar el espectáculo en las redes sociales. ¿En serio creéis que esta es la mejor manera de sacar a la romántica del ostracismo y conseguir que nos tomen en serio?
 
No lo entiendo. No entiendo que alguien no pueda hacer una crítica negativa sin que le caiga el mundo encima, igual que no entiendo que haya que hacer una crítica negativa ridiculizando al autor; no entiendo que bajo la excusa tengo derecho porque lo he pagado se puedan decir burradas de alguien; no entiendo que se plagie el personaje de una autora y que encima se ofenda el que lo hace; no entiendo que se ponga la máxima ilusión en un proyecto para disfrutar de unas jornadas estupendas y que gente malintencionada intente pisar el trabajo de los demás; no entiendo que los autores se ataquen entre sí simplemente por tener posturas distintas en una discusión; no entiendo que alguien sin ningún conocimiento que lo acredite se crea con la potestad de decidir quién tiene calidad o quién merece estar en la romántica. No entiendo el daño gratuito.
 
¿Es que nos hemos vuelto locos? Hemos perdido completamente el norte y lo que es peor, el RESPETO, así, con mayúsculas, el respeto por el trabajo ajeno, sea bueno o malo, guste o no, tenga calidad literaria o no; el respeto a las opiniones de los demás, sean afines a las nuestras o no; el respeto a un género maravilloso que habla sobre el amor.
 
No deja de tener gracia, ¿verdad? Escribimos y leemos sobre el amor, el motor principal de la vida (yo al menos pienso que es así) y lo único que veo es odio e intolerancia.
 
Dignificar la romántica empieza por dejar de mirarnos a nosotros mismos, mirar un poco hacia fuera y preguntarnos si este es el ejemplo que queremos dar. Yo creo que sí es posible porque, como he dicho antes, si algo nos une a todos los que vivimos la romántica es el amor. ¿Y vosotros?
Con la tecnología de Blogger.