7 de septiembre de 2016

La homosexualidad en la novela romántica

Apuntes literarios - La homosexualidad en la romántica


Esta semana vengo con otra interesante tertulia para hablar de un tema que crea mucha controversia incluso entre los autores que escriben este género: el romance homosexual y su actualidad.
 
En esta ocasión mis invitados son Fabián Vázquez, autor de Garras y Lazos sangrientos; Maiko Pink, autora de Amor oculto; Julia Ortega, autora de Caprichos del destino y Nuestro lugar en el mundo, entre otros; Mery Eirabella, autora de Por ti, Alexandros, tercera novela publicada con Selección RNR; y Manuel Tristante, ilustrador y autor de Bajo el arcoíris, novela con la que debuta en la novela romántica.

 
Muchísimas gracias a tod@s por querer participar en Apuntes literarios y empezamos el debate con esta pregunta: ¿os molesta que se etiqueten vuestras novelas como homoerótica cuando no todas lo son?
 
Fabián Vázquez: Si mi novela no es erótica, ¿por qué tienen que clasificarla como tal? Ya de por sí el término no me gusta, prefiero erótica gay o romántica gay. Si mi novela es romántica new adult con personajes gay y no hay erótica no entiendo por qué se debe usar homoerótica. ¿Porque salen dos hombres?
Maiko Pink: En mi caso no me molesta porque la única que tengo escrita y publicada lo es. El día que me dé por escribir algo que no sea de erótica, me encargaré de que no la etiqueten como tal, pero vamos... a este paso... dudo dejar la erótica de lado.
Fabián Vázquez: A mí me molestaría que clasificaran mi novela Lazos sangrientos como homoerótica.
Maiko Pink: Hombre, tiene más cosas que la homoerótica...
Fabián Vázquez: Pero no tiene erótica, es una novela young adult con dos personajes gay. Pero en algún sitio he leído "novela homoerótica juvenil" y la novela tiene de erótica lo que yo de heterosexual.
Mery Eirabella: Pues a mí no me importa, por más que mis novelas de erótica tengan poco y tiendan más hacia la romántica gay. Pero no creo tampoco que sea un término desacertado. Si hay romance hay deseo, el deseo tiene su punto de erotismo, los juegos sexuales también, aunque no te expliquen "la gruesa vena de la verga y lo fruncida que tenía la roseta" (esas expresiones me matan). Puede haber sexo, tensión sexual... Todo eso está relacionado con el erotismo, no solo la penetración o las felaciones, entre otras cosas. Es decir, que no es necesario que sean explícitas las escenas para que haya erotismo.
 
https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=fabian+vazquez
 
Paola: Estamos acostumbrados a que todo se etiquete, pero en realidad el romance gay también puede ser de suspense, actual, histórico... Lo que quiero decir es que si la romántica tiene como base el amor entre dos personas, ¿creéis que es justo que se considere como otro subgénero? ¿O son prejuicios?
 
Fabián Vázquez: Si una historia entre dos hombres entra dentro de la clasificacion de novela romántica (que no es mas que una historia de amor entre dos personas con final feliz), ¿por qué se la tiene que categorizar de otra manera? Si quieres hacer subcategoría hazla, pero no la desligues de la rama original.
Mery Eirabella: ¿Pero no son los propios autores los que hacen esta distinción? Porque en mi caso la editorial ha metido las novelas en su género: romántica, ficción erótica. Pregunto porque no estoy muy puesta en el tema. Es decir, yo tengo una visión muy amplia sobre el asunto, pero es mía personal y muy moderada, pero no estoy nada puesta en cómo son las cosas a pie de calle porque yo vivo en mi propio mundo.
Fabián Vázquez: Las categorías son para las editoriales y para las librerías, los lectores habitualmente se las pasan un poco por donde yo te diga... A mí en lo personal y profesional prefiero llamar a la erótica, erótica y a la romántica, romántica. Si es gay o no es solo un extra a añadir para ayudar al lector. Pero estoy bastante en contra de la unificación de todo un género en la palabra homoerótica solo porque los personajes son gay. Puede haber una novela de fantasía con protagonistas gais, o una novela de ciencia ficción con protagonistas lésbicos y no por ello sera homoerótica.
Mery Eirabella: A mí es que las etiquetas me la sudan bastante, la verdad. Es decir, para mí no hay géneros en la literatura, hay novelas, historias que me llegan o no. De todos modos, creo que está en manos de los propios autores evitar esto, en lugar de etiquetar como homoerótica una novela romántica, hacerlo como lo que debe ser, porque tampoco creo que haya necesidad de explicar que tal o cual novela es gay o no. ¡Coño, que lean la sinopsis!
Manuel Tristante: Yo es la primera novela que lanzo de temática LGTB, y es young adult, así que en ese aspecto no puedo opinar mucho. No obstante, tenemos la costumbre de tildar a todo en un mismo género sin conocer. Y ya no solo los lectores, sino libreros, etc. Por ejemplo, tengo una novela de fantasía y en El corte inglés está en la sección de terror solo por su portada. El problema reside en el desconocimiento de la trama más bien.

Julia Ortega: Aunque tengo publicada una bilogía con mujeres como protagonistas, no me gusta etiquetar a mis historias como homoeróticas, porque sexo, lo que se dice sexo, hay más bien poco  y más en la segunda que en la primera. Tampoco soy partidaria de explicar mucho, me gusta que el lector se sorprenda. Se acercan más a la romántica.
 
https://www.amazon.es/Amor-Oculto-Maiko-Pink/dp/1517352134/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1448734041&sr=8-1&keywords=maiko%20pink
 
Maiko Pink: Hombre, que cada cuál lo etiquete como quiera pero... no sé... creo que quizá es importante diferenciar si hay una alta dosis de sexo (como ha dicho Fabián independientemente del tipo que sea gay, lésbico, hetero...) porque no todo el mundo puede leerlo. Me explico, dudo que una madre le compre a su hija de diez años mi novela, solo con ver la portada... (que si se la quiere comprar allá ella... XD).

Manuel Tristante: Mucha gente se deja llevar por la portada, y sé de lo que hablo. Soy ilustrador y diseñador y el objetivo es que la portada venta. Hoy día es así. Las editoriales piden eso.

Paola: De tu portada me gustaría hablar en algún momento, Maiko, ¡porque han corrido ríos de tinta!

Maiko Pink: Hombre... la primera impresión llama mucho también. ¿Verdad, Paola? Criaturita mi niño... con lo bien puesto que lo tiene toh.

Fabián Vázquez: No es la primera portada sexy que veo; C. Santana puso a dos tíos a horcajadas en su portada enseñando el culo por delante y por detrás del libro. Una portada así es atrevida y seductora.

Maiko Pink: ¡Me encanta esa! Es verdad que una portada así llama la atención, porque la verdad... a mí me cansa un poquito que muuuuuuuuchas portadas sean todas iguales... del estilo 50 sombras y del estilo la trilogía de Megan Maxwell, que son bonitas, sí, pero cansa un poco siempre lo mismo.

Paola: Algunos dirían que se busca provocación.

Maiko Pink: Yo por mi parte, espero que mis portadas sean siempre llamativas, que si se ha liado con Amor Oculto, con la segunda parte, Amor Liberado, se va a liar más. Y a quién no le guste que se compre un mono y le quite los piojos, oye.

Fabián Vázquez: ¿Y qué hay de malo en la provocación? Es decir, ¿no es una novela erótica? Pues toca provocar... pero claro, es más fácil llevar la historia con unos marcarrones salpicando agua en el metro que un chulo medio desnudo en una cama o en una mesa de oficina.

Julia OrtegaSi vieras mis portadas no dirías nunca que estamos hablando de homoerótica. Son suaves y elegantes y no muestran nada que indique que la cosa va de "tortilleras". A mí la sinopsis me atrae más que la portada. Y lo de provocar, uff, ese tema está ya muy trasnochado. El contenido ha de ir en consonancia con la portada porque el lector no es tonto y por muy llamativa que sea, si la historia no vale, no vale. Estoy harta de ver portadas sensacionalistas que esconden auténtica basura. Supongo que si eres un completo desconocido, te lo juegas todo con la portada.
 
Paola: Al hilo de las portadas, la mayoría son de hombres y el otro día, mientras le daba vueltas a esta idea, leí en un blog a una lectora que se quejaba de que había más historias protagonizadas por gais que por lesbianas. ¿Creéis que es así?

Fabián Vázquez: No puedo contestar a eso, desconozco con todo mi pesar como va el mundillo de la romántica /erótica lésbica. No me ha llegado a mi editorial ningún manuscrito. Así que prefiero no opinar de lo que desconozco.

Mery Eirabella: En muchas de estas novelas (hablo de lo que yo he leído, no de todo lo que se publica) se perpetúa la imagen femenina en lugar de hablar de una relación de igualdad: tío con el que se identifica la autora que se convierte en la damisela en apuros, mientras el supermacho no solo se lo folla de vicio, sino que además es el dominante en plan machote hetero. Conozco a muchas tías que flipan con la erótica gay, incluso con la romántica o cualquier género que implique a dos tíos, pero jamás leerían una novela en la que la pareja estuviese formada por dos tías. Queda mucho camino por recorrer.

Julia Ortega: Es así porque se ve que hay mas lectoras y a estas les mola ver a dos tíos follando. Todo tiene que ver con los prejuicios que se mantienen en torno al colectivo. Y de hecho, hasta hace cuatro días, las lesbianas eran invisibles, era tal la aberración que ni siquiera se concebía que existiera amor entre mujeres. El tema es más delicado de lo que parece a simple vista y no todo el mundo lo trata con la naturalidad y el respeto que merece.

https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=julia+ortega&rh=n%3A599364031%2Ck%3Ajulia+ortega
 
Maiko Pink: Pues yo, sinceramente, escribo historias entre dos chicos porque, la verdad, me pone. ¿Para qué mentir? De igual modo, no le veo nada de malo que dos tíos que se lían te ponga. Tengo muchos, muchos amigos gais. Es más he dormido con ellos en la misma cama. Pero es que también tengo amigas lesbianas. Y no me baso en ellos a la hora de escribir, para nada.

Paola: ¿Creéis que el componente del morbo ha influido para que grandes grupos editoriales estén empezando a publicar?
Fabián Vázquez: Las grandes editoriales están publicando lo más "blanco" del género no tienen intenciones de arriesgarse demasiado A menos que haya un boom raro, el género LGTBI no será nunca un género de masas.
Julia Ortega: A ver, si es que esto es lo patético.¡Que morbo ni que leches! Estamos hablando de amor y ya está. A mí una historia homo no me da más morbo que una hetero. Son personas como tú y yo que tienen sus propias historias, sus propias batallas. ¿A qué el morbo? ¿Un boom raro? ¿Qué significa eso? Yo paso de modas y cliches, escribo lo que pide el cuerpo y listo.
 
Fabián Vázquez: Significa que de golpe todo el mundo se vuelva super tolerante y decida leer literatura LGTBI.

Julia Ortega: Uy, Fabián, eso no lo verán nuestros ojos ni los ojos de nuestros hijos. En España no.

Fabián Vázquez: De ahí mi frase de boom raro.

Julia Ortega: ¿Vosotros escribís homoerótica porque está de moda?

Fabián Vazquez: Yo porque me gusta escribir lo que hago. Soy gay y me sale así.

Mery Eirabella: Yo no sé si está de moda. Yo escribí mis novelas porque los personajes me gustaban, no sentí morbo por liar a dos tíos, ni era eso lo que realmente me interesaba. No pensé en si eran dos hombres, dos gatos o dos vacas, pensaba en personas, emociones, sentimientos. Lo demás a mí me importa un bledo.

Julia Ortega: Yo la primera la escribí en 2009 y ya os digo que no estaba de moda. Yo soy bi, pero aunque fuera hetero podría escribir igual del tema. Claro que habrá quién diga que si no eres del colectivo "no sabes de que hablas". Las mías, la primera sobre todo, está basada en experiencias personales, y sí, claro, te sientes más a gusto cuando dominas el tema.

Maiko Pink: Yo solo escribo lo que me gusta. ¿Moda? No sé... yo no he visto que esté muy de moda la verdad. Sí he visto que está más de moda el BDSM en novelas (que a veces no tienen ni ton ni son lo que escriben de ese tipo de relaciones, porque no se documentan bien, básicamente, y eso sí que es por una moda). Leer leo cualquier tipo de novela. Tanto me da que sean dos tíos, dos tías, un tío y una tía o transexuales o intersexuales. Me da igual. En lo que me fijo es en que no sea histórica, que es lo único que no me gusta ni leer ni escribir. Tan aceptable como a la gente que no le gusta las novelas en las que haya erótica. Mi novela, por ejemplo, no tiene vuelta de hoja. Ves la portada y sabes de lo que va el libro. Y no engaña. Para prueba un botón. Ha sido denunciada en unas 50 páginas de facebook. E incluso hubo problemas con facebook a la hora de publicar el booktrailer. Cerrados de mente, retrógrados... etc. Pero es que a mí me da igual. Es una historia de amor, entre dos personas que además son dos chicos porque a mí me encanta ver a dos chicos quererse. E iré por la calle, veré a dos chicos darse un beso y me quedaré como una tontita mirándolos. Veré a un chico y una chica... y ni me molestaré en mirarles (a no ser que el chico sera guapísimo, claro XD). Creo que cada cual debe escribir con lo que se sienta más a gusto. Sea cual sea el género de sus parejas.

Paola: La condición sexual de cada uno no debería influir en lo que se escribe.

Julia Ortega: Por supuesto, no necesitas ser médico para montar un drama que pase en un hospital. Aquí lo que pasa es que la gente no se moja. Que si leo homo van a pensar que soy gay/lesbiana, y si lo escribo, uff, ya ni te cuento... Que con esto todavía vamos de tapadillo, tanto lectores como autores.

Paola: Está claro que es un tema muy sensible de generar susceptibilidades, no es algo a lo que se atrevan muchos. A la hora de escribir, me refiero.

Fabián Vázquez: A mí no me genera ninguna.

Julia Ortega: Lo dicho: aún hay mucho cobardica suelto que no quiere que lo señalen con el dedo y lee estas cosas en el WC.

Paola: ¿Pensáis que la romántica homosexual es una manera de eliminar barreras?
Mery Eirabella: No creo que la romántica homosexual sea una forma de quitar barreras, creo que alienta el morbo de algunos/as, incomoda a otros y frustra a algunos autores. He visto a gente que rechazaba mis novelas sin tener ni idea de qué iban porque la relación se daba entre dos hombres. Otros me han llamado "excéntrica" o pervertida por la temática y a mí me da lo mismo, porque he disfrutado mientras escribía. Incluso han dado por sentado que soy lesbiana o que me paso el día viendo porno gay.


https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=mery+eirabella&rh=n%3A599364031%2Ck%3Amery+eirabella

Paola: En los últimos tiempos las relaciones entre hombres o entre mujeres son bastante asiduas en las series de tv, ¿pensáis que el hecho de que la sociedad cada vez esté más acostumbrada y se vea más natural ha hecho que se publiquen más novelas de esta temática?

Mery Eirabella: Las relaciones entre hombres o mujeres son muy asiduas en la tv por una cuestión simple: hay que llegar a ese público. No sé si tiene que ver con esto el hecho de que se publiquen más novelas de esta temática o no, pero lo cierto es que muchos autores se lanzan pensando que es muy fácil y no lo es. Han leído eso de la "fruncida roseta" (¡Dios, me mata!) y se ponen a tono. Hace poco me enviaron un correo en el que me pedían a mí (que no soy nadie) que les enseñase a escribir historias de esta temática. Cuando pregunté por qué, me dijeron que para ganar más dinero, que se vendía bien porque tal autora les había dicho que con este género se ganaba pasta. Mi respuesta fue que hablasen con gente que conociese algo sobre el tema, no con una mujer hetero que escribió estas novelas por casualidad. Honestamente, la gente es muy abierta de boquilla, pero a la hora de la verdad, no lo son tanto.
 
Maiko Pink: Me parece DPM que de cada vez se vea más normalizado el tema de las relaciones entre personas del mismo sexo en la tele. ¡Me encanta! Quizá eso ayude a las personas cerradas de mente que lo ven como una enfermedad. De igual modo... las modas siempre existirán y harán tendencia. Y si hay la editorial de turno que haga de un autor que escriba sobre LGTBI un best seller (como en su día le pasó a Megan Maxwell con su trilogía) pues habrá muchos autores que se líen a escribir sobre LGTBI a cascoporro porque se habrá hecho una moda. Mientras tanto, yo escribo lo que me gusta. Que me lea quien le de la gana. Y quien no pues para gustos colores, que hay cientos de autores que escriben y cientos de tipos de novelas para elegir.
Julia Ortega: Claro, es que si no se ve en la tele, es como si no existiera, pasa con todo, y claro, con esto, también tenía que pasar. Modas, modas, modas, en esto soy como Mery, actúo por impulsos, y me muevo por el corazón; no es que no piense en lectores o en ventas, pero ni me obsesiono ni me quita el sueño. Si se vende bien, vale, si no, pues a otra cosa, mariposa. Tengo mil historias que contar, si la temática LGBT no funciona, pues ya funcionará la hetero de siempre. Otra cosa es que solo pudiera hablar de gais y lesbianas, que no es el caso. El problema con esto, es que enseguida te encasillan y piensan que solo puedes hacer eso o que solo debes hacer eso.

Mery Eirabella: Estaba diciendo justo lo mismo, Julia, ¡como si uno no pudiese salirse del patrón que le han marcado!

Julia Ortega: Tremendo, de hecho ahora escribo hetero y tengo más miedo que vergüenza, no sea que como escribí LGTB ahora ya nadie quiere leerme una historia hetero, jajaja.

Mery Eirabella: A mí me pasa lo mismo. Estoy con una historia hetero y ¡me da miedo! ¿Y habéis visto la forma en la que juzgan las novelas LGTB? Se basan exactamente en los mismos cánones que rigen la romántica tradicional.

Julia Ortega: A mí lo que realmente me revienta es que metan a los gays/lesbianas en las historias hetero como si fueran críos, subnormales o animales de compañía, en plan "Ay, qué mono queda un gay aquí, oye". Pero eso sí, en plan secundario, no sea que la gente piense que si lo meto como prota, soy homosexual o "me van esos rollos".

Mery Eirabella: Es verdad, o que hagan muy masculinas a las lesbianas y muy femeninos o demasiado machotes a los tíos. O que le pregunten si se inspira viendo mucho porno gay jajaja (que me ha pasado, me ha pasado). No sé, yo conozco a algunas lesbianas superfemeninas, ¿eh? Y a mucha hetero marimacho. Solo son etiquetas ridículas. Que en esta sociedad lo etiquetamos todo. De todos modos, las relaciones son lo que son y no creo que haya mucha diferencia entre una hetero y una homosexual. Eso intento mostrar yo en las novelas, pero ya sabes, "¡uy, personas del mismo sexo!¡Eso no lo leo!".

Paola: ¿Creéis que el cliché del personaje homosexual es peor en las novelas que los estereotipados hetero?

Julia Ortega: Pues sí, porque si la gente ya es cortita a la hora de crear a un personaje hetero, no te quiero contar la de prejuicios que meten cuando el personaje es homosexual, ¡no te quiero ni contar!

Mery Eirabella: Creo que todos caemos un poco en algún tipo de cliché, pero a veces lees cada cosa sobre personajes homosexuales que... en fin, te dan ganas de bajarte del mundo. Estoy con Julia totalmente. Lo de que "la gente es cortita a la hora de crear un personaje hetero" me ha matado jajajaja. Es lo que yo pienso exactamente.

Maiko Pink: Paola, yo creo que depende de lo que quieras contar en la historia y depende de cómo crees a tus personajes. No sé. Tampoco se puede meter a todo el mundo en el mismo saco. Igual hay escritor@s que no le dan importancia al hecho de tener un personaje homosexual en su novela. Quizá a drede o quizá sin querer. Pero vamos, lo dicho, yo creo que depende de cada uno de lo que quiera contar con la historia en sí.

https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=manuel+tristante&rh=n%3A599364031%2Ck%3Amanuel+tristante


Paola: He leído un montón de veces a compañeros escritores quejarse de que se les trata diferente dentro de la romántica por ser hombres. ¿Compartís esa opinión?

Manuel Tristante: Yo no he conocido esa parte de que se trate diferente. Sí es cierto que hay más reticencia porque las lectoras de romántica, muchas, vienen de una época en que los hombres eran poco románticos y les parece extraño que un hombre pueda escribir y deleitar al público con pasión.

Mery Eirabella: No sé dentro de la romántica tradicional, pero en la romántica gay sí y es en beneficio de ellos, conste. O al menos esa fue mi experiencia cuando escribía con seudónimo y creían que era un chico (Christian Black), no sé si por la novedad o por qué, pero es curioso que las cosas cambiasen cuando supieron que soy una chica. De todos modos, supongo que tiene mucho que ver con el producto que ofrezcas, estoy segura de que dará igual si eres hombre o mujer mientras tus historias lleguen pero, como dice Manuel, perdura cierta reticencia por parte de las mujeres.




Muchísimas gracias a los cinco por colaborar conmigo en este debate, espero de todo corazón que os hayáis divertido. Y a vosotros, lectores, ¡os espero en los comentarios!
 
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha encantado la entrada. Lo cierto es que soy de las que, si hay romance y una buena trama de por medio, no me importa leer romántica con personajes gays. De hecho, yo misma he pensado en escribir algo de romance lésbico, pues no creo que sea algo muy diferente a las relaciones heterosexuales. Y me refiero a los sentimientos, porque todos los tenemos y da igual si tu pareja es del mismo sexo que tú o de diferente. Pero sí que hay gente que parece reticente a leer ese tipo de novelas, sobre todo en público. A mí me avergüenzan más ciertas portadas que la trama en sí. Tampoco es que la gente se fije mucho en eso, a no ser que sean como yo, que siempre quiero saber qué libro están leyendo al lado mía si veo que sacan uno jajaja.

    Muy buena entrada, Paola. ¡Gracias!

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco que no he leído ninguna todavía de este género, aunque tengo en la cola de lecturas algunas de ellas. Todavía hay muchos prejuicios en la sociedad, así que es inevitable que en la literatura también los haya. Espero que esta entrada sirva para animar a la gente a leer también romance homosexual.

      Muchas gracias por pasarte, Rocío!!

      Un besazo.

      Eliminar