¿Necesita el género romántico una actualización?

27 de abril de 2016
 
 
Hace unas semanas Scarlett Butler la lio parda en su muro de Facebook al lanzar una pregunta inocente a su audiencia: ¿Debe una novela romántica terminar con final feliz? Como podéis imaginar hubo opiniones para todos los gustos. Por mucho que nos pese, la mayor autoridad sobre la novela romántica en el mundo, el Romance Writers of America, define las características del género en dos puntos principales:

 
  • la historia debe centrarse en el amor romántico que surge entre dos seres humanos,
  • el final debe ser emocionalmente satisfactorio y optimista.
 
En el muro de Scarlett se originó un debate bastante intenso con respecto a la necesidad de final feliz. Desde mi punto de vista, una novela es romántica siempre y cuando la trama principal esté basada en una historia de amor independientemente del final, pero si ya nos molesta encontrarnos una novela cuyo interior es muy diferente a lo que sugiere la cubierta o la sinopsis por culpa de una mala clasificación de subgénero, no sé si un cambio en algo tan esencial sería aceptado.
 
Por una parte, los lectores tienen muy claras cuáles son sus expectativas. Si al final de la lectura se encuentran con un final diferente al que esperan... ¿se sentirán decepcionados? O por el contrario, ¿les resultará refrescante que por una vez el final no esté escrito en la primera página?
 

¿Estamos dispuestos a aceptar una novela romántica con final sorpresa?

No tengo claro si las editoriales estarían dispuestas a considerar al género romántico de otra manera, empezando por cambiar la denominación, algo que creo que ya es hora de actualizar y que sería el primer paso para dejar atrás lo de género inferior. ¿Habrían tenido el mismo éxito autoras como María Dueñas o Luz Gabás si las hubieran publicado en sellos específicos de romántica y no en genéricos? Sin ningún ánimo de que se me malinterprete, no estoy criticando la calidad de estas autoras ni mucho menos. Ahí lo dejo.
 
Nínive, administradora del blog Corazón y alma de romántica está llevando a cabo una iniciativa que me encanta: hacer una encuesta entre todos los consumidores de romántica para esclarecer qué creemos necesario para que una novela romántica sea considerada como tal. Desde aquí animo a todos a participar, ¡una pequeña ola puede convertirse en tsunami!
 




  
Este mes de abril es el mes del libro y para celebrarlo con todos vosotros he hecho este precioso cuaderno de lecturas imprimible exclusivamente para todos los que os suscribáis al blog. Además, también podréis descargar los tres primeros capítulos de mi última novela, Persiguiendo un sueño 


 
¿Os unís a la comunidad de Apuntes Literarios?
 
Con la tecnología de Blogger.