17 de febrero de 2016

Arwen Grey presenta... El amor está de moda


 
Cuando Paola me invitó a presentar El amor está de moda, lo primero que pensé es: «¡Con lo mal que se me da a mí hablar de mis cosas!». Pero bueno, acepté, de modo que tengo que cumplir. Y, como en toda buena historia supongo que lo mejor es comenzar por el principio.

  • La idea: para la gente que me conoce un poco, no es ningún secreto que me gusta la moda (y los que no lo sabían, ya lo saben). Visito a menudo el museo Balenciaga, en Getaria (donde ya me conocen y todo, me temo), quedo pasmada ante cualquier traje expuesto en un mueso y me puedo pasa horas mirando fotografías de vestidos de Dior, Chanel o el mismo Balenciaga. Era lógico ambientar algo en este mundillo antes o después, pero a mi modo. Los protagonistas no podían ser unos modistos perfectos, no podía dibujar un mundo idílico, no podía ser todo maravilloso... Y así nacieron Guy (o Errol) y Cocó, y sus visiones opuestas (o no tanto) sobre la moda y todo lo que la rodea.

Trajes del Museo Balenciaga


  • El lugar: podría haber ambientado esta historia en cualquier país del mundo, y cualquiera habría quedado bien. París, Milán, Madrid... pero de algún modo salió Londres. Tal vez porque quería hacer muchos chistes sobre la reina de Inglaterra (hay cientos de ellos en la novela, lo siento) y nombrar Portobello, que es una palabra hermosa y además me enamoré de ella y su mercado cuando vi por primera vez La bruja novata (rara que es una).
     
Portobello Market, Londres
 
  • Los personajes: si había algo que tenía muy claro al crear esta historia era que quería divertirme, que todo era un juego, así que decidí dar rienda suelta a la imaginación. Por eso, toda la novela está salpicada de referencias a mis cosas favoritas, sobre todo al cine clásico, empezando por los nombres de los personajes:   
-Guy Larroquette/Errol Peter Lewis: no son dos (o sí). Francés o inglés. Un modisto seguro de sí mismo, tanto que irrita, o un hombre lleno de inseguridades que se esconde detrás de una máscara. No es un protagonista al uso (y lo digo muy en serio). Mientras escribía sobre él, tenía la sensación de que a mucha gente podría no llegarle, parecerle que le faltaba espíritu. A mí me parece una persona real, insegura en su talento, que falla, pero que es capaz de enmendar sus errores (lo suyo le cuesta). No es perfecto, y eso le hace perfecto y atrayente para mí.
-Cocó Ginger Smith: es una mujer aplastante, insultante incluso, con las cosas tan claras que da miedo. Una mujer que prima la comodidad sobre la elegancia, que cree en la belleza de la mujer real, por encima de los estereotipos que fomenta la moda actual. Sus ideas grabadas a fuego chocarán contra las de su jefe, y tendrá que aprender a trabajar con él, descubriendo que tienen más cosas en común de lo que creen, porque, como pronto descubre, las apariencias a veces engañan, ¡y de qué modo!
-James Stewart Granger III: el socio y mejor amigo de Guy. Un encanto de persona (eso dice él). Listo, ácido, con un sentido del humor rayano en la crueldad. Y leal. Exmodelo de élite, conoce el mundillo como nadie, tanto lo bueno como lo malo, y sabe muy bien lo que su amigo  necesita, aunque él se empeñe en no escucharle. 
-Lana Chantal: modelo hermosa, snob y princesa de hielo por excelencia, cree que el mundo fue creado para estar bajo sus pies, especialmente Cocó, a la que tiene especial manía. Su presencia hará que todo sea siempre mucho más complicado entre Guy y Cocó.
-Fred y Lauren Smith: los padres de Cocó merecen una mención aparte. Son, sencillamente... especiales. Fred es uno de mis personajes favoritos y creo que crearle así, con todas sus... cómo decirlo... cositas, fue un acierto. Alguien que sabe de baile y de ritmo interior siempre es útil en una historia.
  • La historia: la historia comienza con un modisto, Guy Larroquette, que tiene un inesperado éxito con su nueva colección. Ante la oportunidad de alcanzar el Olimpo de la moda, tiene que crear la colección que lo coloque en, al fin, el lugar que le corresponde. Para ello, necesita contratar a un nuevo equipo de colaboradores, entre el que se encuentra Cocó, una modista que necesita el dinero para crear su propia colección. Sus puntos de vista acerca de la moda son contrapuestos y también sus formas de trabajar, pero poco a poco descubrirán que tienen en común más cosas de las que esperaban, entre ellas, que no se les da mal bailar juntos.



El amor está de moda es una comedia llena de humor ácido, con unos personajes divertidos y con un punto estrafalario, donde los protagonistas luchan por buscar un equilibrio, aprender a confiar el uno en el otro y a trabajar juntos, a admirarse incluso. Estoy convencida de que el amor empieza precisamente por ahí, por la confianza y la admiración, y de ahí en adelante todo es posible. Cuando pierdes eso, lo pierdes todo. Y de eso trata un poco esta historia, de confianza y admiración, aunque sea a regañadientes.
 
Y de baile y ritmo interior, claro... pero eso es algo complicado de explicar aquí jajajaja.



Para saber más:
Todos los libros disponibles aquí
Facebook
Twitter
Goodreads
Blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario